Invitación a los sedientos

La comida cuesta dinero, dura poco tiempo y solo satisface nuestras necesidades físicas. Pero Dios nos ofrece alimento gratuito que nutre nuestra alma y espíritu.

¿Cómo podemos obtenerlo?invitacion a los sedientos

1) ¡Vengan a las aguas todos los que tengan sed! ¡Vengan a comprar y a comer los que no tengan dinero! Vengan, compren vino y leche sin pago alguno.
2) ¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan, y su salario en lo que no satisface? Escúchenme bien, y comerán lo que es bueno, y se deleitarán con manjares deliciosos.
3) Presten atención y vengan a mí, escúchenme y vivirán. Haré con ustedes un pacto eterno, conforme a mi constante amor por David.
6) Busquen al SEÑOR mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté cercano.
Isaias 55:1-3,6

55:1  Nos acercamos a EL

Para acercarnos tenemos que estar Sedientos, esta es una expresión que encierra un profundo sentido de Necesidad. El mundo no satisface nuestras expectativas, pero Cristo las supera ampliamente. Vamos a Él y hallamos vino y leche. Las bendiciones ofrecidas son tan buenas que no se les puede poner precio, ya están pagadas, porque Cristo las adquirió con su  propia sangre.

55:2-3 Escuchamos su palabra

Meditando en la palabra de Dios, se abren nuestros ojos y podemos grabar en nuestros Corazones la verdad que nos hace libres, en la palabra de Dios encontramos el alimento para nuestras  almas.

Vengan, disfruten de mi pan y beban del vino que he mezclado.
Dejen su insensatez, y vivirán; andarán por el camino del discernimiento. Proverbios 9:5-6

55:6 Buscamos a Dios

Dios no planea apartarse de nosotros, pero a menudo somos nosotros los que nos apartamos o construimos una barrera entre ambos. No esperemos que se endurezcan nuestros corazones con las distracciones de esta vida para buscarlo. Es probable que cuanto más tardemos nos resulte mucho más difícil volvernos a El. Busquemos a Dios ahora, mientras podamos, antes de que sea demasiado tarde.

La salvación de Dios se ofrece gratuitamente, pero para que nutra nuestras almas debemos recibirla con pasión y mantener ese fuego ardiendo en nuestro corazón. Moriremos de hambre espiritual sin su alimento, como sin duda moriremos de hambre físicamente sin el pan diario.

En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: ¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba!
De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. Juan 7:37-38

Porque el Cordero que está en el trono los pastoreará y los guiará a fuentes de agua viva; y Dios les enjugará toda lágrima de sus ojos. Apocalipsis 7:17

Nelio.jr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s